7 cosas extrañas de Japón

7 cosas extrañas de Japón

No cabe duda de que Japón es un país de contrastes, mires por donde mires verás algo que jamás pensaste, tanto en tema paisajes, templos, santuarios, calles pintorescas, gente con un estilo de vida y de vestir muy diferente al que estamos acostumbrados a ver... Todo esto nos genera mucha curiosidad y ganas de saber más sobre el país Nipón, y todas sus costumbres y curiosidades que la verdad no son para nada pocas. 

Recuerdo la primera vez que bajé del avión en el aeropuerto de Osaka, realmente me pensaba que estaba en otro mundo y esa sensación fue aumentando conforme iban pasando los días, nuestras culturas son tan diferentes que con nada notamos un cambio radical.

Por eso vamos a hablar un poco de las cosas que en mi opinión me han parecido muy extrañas, y un tanto curiosas. 

1. Adoptar a personas adultas

En Japón hay familias que tienen hijos que no se interesan por el negocio familiar, por que o son vagos o no les gusta, en ese caso los padres deciden adoptar a una persona que si les pueda cumplir y seguir con el negocio familiar para que siga teniendo éxito

2. Escuelas con servicios mínimos

Las escuelas japonesas son muy diferentes a las de aquí, para empezar allí tienen como trabajadores a los profesores y poco más, los propios alumnos son los que se turnan para limpiar las clases, pasillos, lavabos, zonas comunes... De esta manera fomentan la responsabilidad a la hora de no ensuciar ni hacer gamberradas, les enseñan el trabajo desde bien abajo para que aprendan a valorar todo tipo de empleos. Los mismos profesores son los que se encargan de coordinar todo esto correctamente.

La comida también también se la traen de casa y comen cada uno en su clase junto con la profesora o profesor del momento, compartiendo entre todos ciertos temas de conversación y demás.

3. Moda dental

En la mayoría de países el tema bucal es esencial y es una manera de vernos bien y sentirnos bien, tanto físicamente, como en tema mental y de salud sobretodo. Tener los dientes y la boca bien es un signo de buena salud bucal, por lo que siempre queremos que se vea perfectamente, los dientes bien alineados sobretodo. Pues en Japón en muchos casos no es así por el contrario se a puesto de moda tener los dientes sobresalientes, todo por una serie que trataba sobre el amor de una humana y un vampiro. Esta moda tiene el nombre de yaeba y es más se ponen aparatos para que esos dientes sobresalgan y así simular los colmillos de un vampiro.

4. Hoteles cápsula

Los hoteles cápsula son esos tan famosos y tan característicos del país Nipón, esos que tienen el espacio justo para dormir y poder girarte un poco, realmente parecen ataúdes, aunque suele tener de todo tipo de comodidades como televisión, radio... Un dato curioso es que estos hoteles suelen estar divididos por sexo, las mujeres a un lado y los hombres al otro. Suelen ser hoteles de paso, de trabajadores que salieron tarde de trabajar y ya hacen la noche, además de que están muy baratos.

5. Hoteles del amor

Los hoteles del amor son esos en los que vas en pareja a pasar un buen rato, en esas habitaciones encuentras de todo para doblar la diversión, ya sean preservativos, disfraces, juguetes, películas adultas, revistas... Todo lo que te puedas imaginar es poco.

6. Salas de expulsión

Y cuando un empresario o jefe quiere despedir a un trabajador porque no a estado rindiendo como se debe o simplemente porque no a dado la talla, y quieren ahorrarse la indemnización los mandan a una sala en la que no hay nada, los dejan allí por horas hasta que el propio empleado se agobia y decide irse por si solo. Un poco ruin y de mal gusto.

7. Dormir en el trabajo

Debe de ser el único país en el que dormir en el trabajo no esta mal visto, todo lo contrario es una manera de desconectar por parte del empleado que al despertar volverá a la carga con las pilas más cargadas y así ser mucho más productivo. Estas pequeñas siestas se denominan inemuri, y empezaron cuando Japón subió como la espuma su economía (1980) y sus trabajadores ni tiempo tenían para dormir ya que había mucho trabajo que hacer.

Deja un comentario