Mitos y leyendas japonesas

Mitos y leyendas japonesas

Japón es uno de los países más aislados por lo que sus leyendas y mitos pueden parecernos algo difíciles de entender, en ellos se habla de muchos seres distintos, y de la misma cultura japonesa, al igual que de sus creencias, por lo que es realmente increíble ver como la mitología japonesa causa gran curiosidad y tienen un buen público. Hoy por hoy no se sabe exactamente en que momento se importó la escritura China en Japón, muchos de los expertos aseguran que fue en el periodo Yayoi haciendo que también llegará la religión politeista.

La mitología más convencional y tradicional se suele basar en el Kojiki y el Nihonshoki, entre otros libros. Vamos profundizar un poco en lo que es cada uno de ellos.

  • Kojiki se traduce como registro de cosas antiguas, es uno de los libros más reconocidos que habla de mitos, leyendas, fábulas, historia de Japón... También es el libro más antiguo que habla de estos temas, el Nihonshoki es el segundo.
  • Otros de los libros que hablan sobre mitología japonesa es el Shintoshu, habla de los orígenes de los Dioses japoneses, siempre desde el punto de vista del budismo, en cambio tenemos otro libro llamado Hotsuma Tsutae habla completamente distinto sobre la mitología japonesa, diferentes datos, versiones y puntos de vista.

Y para profundizar más en el tema vamos a relatar algunas historias mitológicas japonesas.

1. La leyenda del árbol sagrado

En el Japón antiguo, para ser más exactos en la era feudal tanto monstruos como espíritus decidieron que no querían ocultarse más de los humanos por lo tanto ellos campaban a sus anchas por toda la Tierra. De estos monstruos, espíritus o bestias debemos destacar cuatro que eran sagrados además de ser guardianes de los cuatro puntos cardinales. Primero tenemos el ave de fuego del norte, el fénix, segundo lugar para el zorro blanco del sur, tercer puesto para el dragón del este quien es símbolo de fertilidad, al igual que atrae a la primavera y por último puesto tenemos al perro sagrado del oeste.

Los guardianes viendo que los espíritus y monstruos decidieron salir a la luz no les quedó otra que tomar cartas en el asunto, se vieron obligados a pelear contra ellos, una gran parte de los guardianes murieron, y viendo que llegaría a todos, el guardián perro del oeste decidió proponerle a una humana el preciado favor de seguir con su descendencia.

El tiempo siguió su curso y esa mujer humana tuvo un hijo mitad humano mitad bestia, el cuál fue criado como un humano mas por parte de la mujer, porque por el resto de humanos no era bien recibido y no querían nada con el. El pasar de los años no pasó en vano para la mujer y llegó el día en que falleció, dejando solo al muchacho quien no dudó en irse lejos de los humanos. Cabe decir que el tenía dos hermanos, el mayor un monstruo completo capaz de cualquier atrocidad y símbolo de la maldad no dudó en acabar con la vida de su hermano menor que era completamente humano que este simboliza el bien, mientras que el muchacho mitad bestia simboliza el equilibrio entre las dos fuerzas. El hermano mayor al matar al menor también quiso acabar con su otro hermano, pero durante esa cacería la mitad bestia llegó a la tumba de su padre, allí se adueñó de una espada que estaba hecha con los propios colmillos del padre con el fin de que se protegiera, el final de la batalla acabó, los dos quedaron muy mal heridos.

Con el pasar del tiempo el muchacho mitad bestia decidió adoptar forma completamente humana, con esa misma apariencia conoció a su futura mujer, una preciosa humana, surgió el amor entre ellos de forma rápida. Días después de la boda el muchacho decidió que debía mostrar su verdadera apariencia a su mujer, por lo que la llevó al bosque, una vez la mujer lo vio se asustó y se horrorizó tanto que cogió una estaca y sin pensarlo se la clavó en el mismo corazón, dejándolo atorado en el roble más grande de ese bosque, momentos después ella acabó también son su propia vida, con la promesa de que cuando reencarnarán se volverían a encontrar para así poder ser felices para siempre, pero ella no sabía que el alma del muchacho quedó completamente atrapada o sellada en el gran árbol sagrado denominado como el Goshinboku, al igual que su cuerpo, de esta manera nunca pudieron estar juntos ni reencontrarse.

2. Kaguya Hime, la princesa de la luz brillante

Este es uno de los tantos mitos que rodean el misterio del Monte Fuji. Por ende uno de los más buscados, recordados y contados. Habla de una pareja de ancianos que no pudieron tener hijos y un día el anciano fue a recolectar brotes de bambú, uno de esos árboles se llevó toda su atención ya que de su interior resplandecía una luz, cuando lo cortó en su interior descubrió una bebé de unos diez centímetros, le dieron el nombre de Kaguya-Hime, la princesa de la Luz Brillante. Fue a partir de ese mismo día que el anciano cada vez que cortaba un tallo de bambú encontraba oro en su interior, con el tiempo el y su mujer se hicieron ricos.

El tiempo pasó y Kaguya creció y se convirtió en una preciosa joven, su belleza llegó a oídos de muchos jóvenes entre ellos varios príncipes los cuáles querían casarse con ella, pero ella no quería casarse con nadie por eso les atribuyó a cada uno de ellos tareas imposibles para así tener la excusa. Uno de esos jóvenes era el hijo del emperador que hizo hasta lo imposible por conquistarla y casarse con ella, cosa que tampoco consiguió, ya que ella dio la noticia de que pertenecía y provenía de la Luna y era donde debía regresar. El día de su partida Kaguya dejó una triste carta al príncipe, a su vez este ordeno que quemaran la carta en la cima de la montaña más alta, es decir el Monte Fuji, con la esperanza de que llegará a ella.

Al pasar de los años el monje llamado Miatsu le comento al emperador que la capa de Kaguya había ido a parar a la Tierra en la noche eterna, de esta manera ella podía bajar siempre que quisiera y poder ver a sus seres queridos, el emperador dictaminó que debían sellar los poderes de Kaguya en el espejo de la vida. Al enterarse la princesa se enfadó mucho tanto así que pidió a un ser de la Luna que hiciera que de la cima del Monte Fuji cayera lava, fuego, cenizas y todo tipo de gases venenosos para así causar la muerte de toda la región. Siendo el ingrediente principal el enfado y la furia de Kaguya para que el volcán se creará pero no fue suficiente para hacerlo estallar.

Se dice que las pocas veces que el Fujisan a erupcionado es por la furia y cólera que se habitan en Kaguya después de la traición del emperador.

3.Momotaro

Esta historia mitológica es de las más famosas de Japón al igual que de las más contadas y escuchadas. Trata de una pareja de ancianos que no podían tener hijos (¿os suena?), y un día cualquiera la anciana se encuentra con un durazno gigante flotando en el río, de ese durazno nace un niño, al cuál nombraron Momotaro ( Momo significa durazno y Taro es un nombre japonés muy común ). Con el pasar del tiempo Momotaro crece y es cuando toma la decisión de ir a la isla de los demonios llamada Onigashima donde se encuentra un gran tesoro el cuál desea conseguir, aún así sus padres no estaban del todo de acuerdo.

Durante el viaje se encuentra con un faisán, un perro y un mono, los cuáles le piden un dango cada uno, diciéndole que si se lo daba le ayudarían. Momotaro no lo pensó demasiado, así que siguieron emprendiendo el viaje juntos.

Cuando al fin llegan a Onigashima acaban con todos sus demonios, salvando así a sus habitantes. De esta manera Momotaro se convierte en un auténtico héroe, cumpliendo así su sueño.

4. El Kappa

Podemos decir que el mito de el Kappa es uno de los más conocidos no solo en Japón. Es un demonio que habita en los estanques y ríos japoneses, denominado como un demonio de agua, y en la religión sintoísta es considerado uno de los Dioses del agua. Los describen con apariencia humana, aunque en algunas ilustraciones son similares a tortugas con picos, caparazón y una especie de recipiente en la cabeza,el cuál se llena de agua, esta característica tan peculiar se dice que es su fuente de vida, mientras tenga agua todo bien, pero si en algún momento se seca el Kappa muere, con todas estas características simulan a una especie de reptil (son las más conocidas) en cambio en otro tipo de ilustraciones parecen más como monos.

Cuenta la leyenda japonesa que para matar a un Kappa hay que hacer que haga una reverencia haciendo así que vacíe el recipiente que lleva sobre su cabeza, ellos siempre devuelven las reverencias ya que dicen que son criaturas muy respetuosas y corteses, si el humano se arrepiente de intentar causar la muerte al Kappa puede rellenar de agua el recipiente de esta manera el Kappa se lo agradecerá de por vida.

La comida preferida de los Kappas son los pepinos y los niños. Cosa que sirve a los padres para disuadir a los más pequeños que se acerquen al agua solos. Muchos relatos cuentan que los Kappas eran realmente traviesos y se las ingeniaban para espiar a las mujeres bañarse y de paso les robaban sus ropas. Se dice que siempre han estado interesados en los humanos, queriendo saber todo de su cultura, idiomas, manera de vivir... Siempre querían aprender de ellos. Los narran como seres muy inteligentes y sabios los cuales saben de la vida de campo y sobretodo de medicina, algunos humanos recurrieron a ellos para ayuda y estos siempre piden cualquier cosa a cambio pero entre las preferidas siempre están los pepinos.

Se puede decir que hoy en día estas historias no son tan terroríficas como lo eran antes, ahora simplemente se a vuelto como un modo de persuadir a los niños a meterse solos al agua, entre otras cosas. Incluso hay una especie de sushi que les hace referencia, el kappamaki, que es un rollo de arroz y en el centro lleva un pepino.

5. Tanabata

Seguro que has escuchado hablar del gran festival de las estrellas denominado Tanabata, se celebra en Japón cada 7 de julio. Esta fiesta es relacionado con una de las historias mitológicas de amor más bonitas, el amor entre dos estrellas llamadas Vega y Altair. Orihime o Vega, conocida también como Shyokujyo, era la hija de Tenkou el Rey de los Cielos, por ende Vega es una princesa. Su tarea o trabajo era el de tejer vestidos a los dioses, se le daba muy bien por lo que su trabajo era muy solicitado, era su pasión por eso se pasaba todo lo que podía trabajando. El rey de los cielos estaba feliz porque pensaba que su querida hija siempre estaría trabajando y que nunca tendría la posibilidad de enamorarse.

Hasta que un día Orihime se encandiló de un muchacho llamado Hikoboshi o Altair, también conocido como Kengyu, era pastor de bueyes, siempre estaba trabajando y pocas veces descansando. Hikoboshi también quedó enamorado de Orihime por lo que no podían dejar de verse y de estar juntos, hasta llegar al día en que dejaron de trabajar causando así que los Dioses no tuvieran que vestir, ni comida. El padre de Orihime se enfadó tanto que separó a los dos jóvenes, diciendo que uno debía estar en una orilla diferente de la Vía Láctea (Amanogawa), y que si sus trabajos eran los adecuados los dejaría verse el 7 de julio de cada año, poniéndoles la pega de que no tenía que llover, muchos japoneses en los Tanzaku (tiras de papel) deseaban que ese día no lloviera.

Esta tradición con el paso del tiempo a ido cambiando o evolucionando se sigue escribiendo en los Tanzaku los deseos pero con la ventaja de que se cumplan durante un año entero, después los cuelgan en las ramas de las cañas de bambú y por la noche cuando los amantes se encuentran, queman los deseos junto con el bambú, para que así lleguen a ellos y se puedan cumplir.

Como puedes ver hay muchos tipos distintos de mitología japonesa, desde las más románticas a las más trágicas. Hay muchas más aparte de estas pero he decidido poner estas que son las que a mi personalmente más me gustan aunque tengo muchas más pero si no esto se haría inacabable.

¿Cuál de ellas es la que más te a gustado? No olvides dejar tu comentario!

Deja un comentario